Tercer eclipse solar del siglo

Sucesos

Foto: AP, Reuters
24 noviembre 2003

Tercer eclipse solar del siglo

9 fotos, Foto: AP, Reuters
24 noviembre 2003 »


Un eclipse parcial de sol pudo contemplarse en Nueva Zelanda, en especial en la parte meridional del país.

El fenómeno pudo verse con mayor precisión en el área de Invercargill y de la isla Stewart, a 1.000 kilómetros al sur de Wellington, zona que quedó oscurecida por breves momentos.

De acuerdo con las advertencias de rigor, el eclipse fue apreciado a través de instrumentos científicos o de lentes oscuras para evitar daños en la vista.

Cerca de 80 personas, entre turistas y científicos, tuvieron el privilegio de observar desde más de 12.600 metros de altura sobre el Polo Sur el tercer eclipse solar del siglo, en un vuelo especial de la aerolínea Lan Chile.

Este inusual fenómeno es uno de los acontecimientos astronómicos más relevantes de este año, que vio tormentas solares y el mayor acercamiento de Marte a la Tierra en 60.000 años. Por este motivo, la línea aérea chilena organizó el seguimiento del eclipse a bordo de un Airbus A-340 que partió desde la ciudad de Punta Arenas, a 2.400 kilómetros al sur de Santiago, rumbo a la Antártida.

Tras varias horas de vuelo, los viajeros, guiados por destacados científicos de todo el mundo, pudieron disfrutar del eclipse solar que se produce cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, aunque no siempre que esto ocurre se produce el fenómeno.

Esto es así porque la órbita lunar tiene una inclinación de unos cinco grados respecto a la eclíptica y la mayoría de los meses la Tierra pasa cerca del disco solar pero no llega a ocultarlo.

Este eclipse fue visto en su totalidad en el Polo Sur, donde no se producía un fenómeno de este tipo desde 1903, se estima que también fue apreciado parcialmente en Australia, en la Polinesia, Nueva Zelanda y en el extremo sur de Chile y Argentina. La fase total del eclipse se inició al sur del océano Indico y concluyó en la costa Princess Astrid.

Las observaciones hechas en anteriores eclipses totales de Sol han servido para, entre otras cuestiones, medir la desviación de la posición aparente de las estrellas más cercanas al astro, con lo que se determinó la atracción que su gran masa ejerce sobre la luz, y así se validó la teoría de la relatividad de Einstein.

Comentarios

Fotos más vistas