Inicia el Año del Mono en China

Sucesos

Foto: Reuters, AP, EFE
22 de enero de 2004.

Inicia el Año del Mono en China

21 fotos, Foto: Reuters, AP, EFE
22 de enero de 2004. »


Casi Mil 300 millones de chinos disfrutaron de la llegada del Año Nuevo, según el calendario lunar, en el que el vivaz mono, noveno símbolo del horóscopo, sustituirá a la plácida cabra.

Como es tradición, el país más poblado del mundo se paralizará durante una semana y cientos de millones de personas de desplazan a sus lugares de origen para recibir el año 4702, que se espera será "turbulento", según los astrólogos.

Desde hace más de 4.000 años, las reuniones familiares, la degustación de raviolis y el estallido de fuegos artificiales, con el objetivo de espantar a los malos espíritus, son una costumbre obligada durante estas fechas.

Según el ministerio de Transporte, se producirán cerca de 2.000 millones de desplazamientos en las próximas semanas -un 63 por ciento de los chinos viajarán, según una encuesta-, que colapsarán las terminales de tren y la red de carreteras.

Esta marea humana, considerada el mayor movimiento de población en el mundo -incluso por delante de la peregrinación musulmana a La Meca-, pondrá a prueba la capacidad de las autoridades a la hora de evitar un nuevo rebrote de la neumonía atípica o la propagación de la "gripe del pollo".

Además de los estudiantes, que disfrutarán de 40 días de vacaciones, 130 millones de emigrantes rurales aprovechan estos días para retornar a sus hogares, tras 12 meses de soledad y trabajo duro en las grandes urbes costeras.

El hecho de que un residente urbano medio se gaste durante estas fechas una cantidad equivalente al sueldo de dos meses denota la importancia de esta festividad, conocida popularmente como la Fiesta de la Primavera.

Este evento, que celebra la llegada de la estación de la cosecha dos meses antes que en Occidente, concluye quince días después con el Festival de la Linterna Roja, en el que se cuelgan farolillos de este color -símbolo de la unidad familiar- y se escenifican animadas actuaciones callejeras con dragones de papel.

A la hora de augurar un 4702 "conflictivo", los astrólogos se basan en que este será un año que mezclará la madera y el metal -la vida tiene cinco elementos (madera, fuego, tierra, metal y agua)-, combinación que propicia la inestabilidad.

Una mezcla tan explosiva no se registraba desde 4642 (1944), cuando Europa era escenario de la Segunda Guerra Mundial, por lo que este año podría repetir el mismo sino violento, vaticinan los agoreros.

A pesar de las campañas de reeducación, la superstición sigue teniendo un papel importante en la vida de los chinos, que se encomiendan a cualquier talismán, a la hora de desear que este año esquive los avatares del anterior, marcado por las epidemias y desastres naturales.

Los chinos se entregan a la tradición -no cortarse el pelo, llevar prendas rojas, no barrer el suelo y no hablar de la muerte-, al tiempo que visitan el altar de la buena fortuna en el templo budista más cercano.

A diferencia del año del Caballo, en el que casarse está casi prohibido, y el de la Cabra, en el que los índices de natalidad cayeron un 60 por ciento, el Mono se atreve con todo y no renuncia a nada.

La impaciencia que todos los chinos relacionan con este animal se utiliza comúnmente en China en la expresión "Espera al año del Mono", en el mismo contexto que "Sólo el cielo sabe cuando" en Occidente.

El mono fue también objeto de una de las más populares evocaciones de la literatura infantil china, "Peregrinaje al Oeste", donde el leal "Rey Mono" escolta a un monje, Xuan Zang, en su búsqueda de las sagradas escrituras budistas. Un grupo de enamorados de este personaje literario han propuesto incluso su selección como mascota de los juegos Olímpicos de Pekín de dentro de cuatro años, por delante del Oso Panda, el Tigre asiático o el Antílope Tibetano.

Los animales del calendario tiene su origen en el budismo, religión proveniente de la India, ya que se cree que Buda convocó antes de morir a los animales para que se despidieran de él, y acudieron los 12 que forman el horóscopo chino. Estos fueron la rata, el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la cabra, el mono, el gallo, el perro y el cerdo

La Noche Vieja es la fiesta familiar por excelencia y se celebra con un banquete en el que no pueden faltar alimentos de la suerte, como el pescado, que simboliza la abundancia; y se reparten los aguinaldos en sobres rojos.

Los hijos tratan de no conciliar el sueño con interminables sesiones de juegos de cartas chinas ("majiang"), porque su vigilia añade años a la vida de sus padres, según la creencia tradicional.

A pesar de la tremenda modernización que se respira en muchos lugares donde viven los chinos y sus descendientes, se conservan las costumbres vinculadas con el Año Nuevo, tales como los pasteles "nian gao" de arroz glutinoso, que simbolizan el ascenso profesional porque están ligados a la fraseja y es una invitación de los patrones a sus empleados, en la que los jefes cantan y organizan una rifa de electrodomésticos u otros objetos valiosos.

La decoración mantiene también el gusto tradicional y los rollos en pareja cuelgan verticales en las entradas de las casas con frases escritas que aluden a la fortuna, prosperidad y longevidad, las tres grandes aspiraciones de la cultura china.

Muchas familias colocan nuevas plantas o flores, que simbolizan un nuevo crecimiento, y no faltan las naranjas que con su color recuerdan al oro, ni las bandejas con dulces y pipas, ni las piñas tropicales, que en taiwanés se llaman "ong lai", palabras que suenan como "la prosperidad viene".

Comentarios

Fotos más vistas